BIO

María Teresa Ponce (Quito, 1974), estudió Arquitectura en la University of Notre Dame (Estados Unidos). Posteriormente, incursionó en la fotografía y estudió en la School of Visual Arts de Nueva York. Ha participado en varias exposiciones tanto nacionales como internacionales, incluyendo la Bienal de La Habana (Cuba), S-Files en el Museo del Barrio (Nueva York), Buenos Aires Photo (Argentina) New Langton Arts (San Francisco), Valoarte (Costa Rica) , Cuenca International Art Bienal (Ecuador), y en el Canal Isabel II (Madrid, España).

Su obra forma parte de numerosas colecciones públicas y privadas, como el Museo del Barrio (NY), Queens Museum of Art (NY), Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Argentina), o la Fundación El Comercio (Ecuador). Además, su obra ha sido publicada en distintos libros como “No Sabe/No Contesta”, de Victoria Verlichak; “A Latino Biennal That Bucks a Global Trend”, de Martha Schwendener; “Tricolor” de Pablo Corral; o “Un día como hoy en Ecuador”, de Marcela García, entre otros.

Ponce trabaja con diferentes medios como el video, fotografía, arte público y la arquitectura sustentable.

Obra: Oleoducto

Fotografía digital, dimensiones variables

2006 al presente.

En América Latina, la riqueza petrolera ha generado durante mucho tiempo sueños de prosperidad. Pero décadas después de los inicios de la explotación petrolera, la inestabilidad política, económica, ambiental y social ha crecido. Los oleoductos se han convertido en un símbolo de poder para unas élites y en un símbolo de promesas rotas para la mayoría de la población.

Oleoducto es una serie de fotografías a gran escala que documentan las rutas de varios oleoductos en tres países sudamericanos : Argentina, Ecuador y Venezuela. Las imágenes de diferentes paisajes a lo largo de esta trayectoria capturan las personas, los escenarios y las actividades que coexisten con el oleoducto.

La tubería aparece sobre el suelo y otras veces desaparece debajo de ella, convirtiéndose en una metáfora de la ilusión de la prosperidad. Las fotografías hacen referencia al paisajismo del siglo XIX (Argentina; Prilidiano Pueyrredon, Brasil; Telles Junior, Ecuador; Rafael Troya, Venezuela; Ferdinand Bellermann), el género que documentó por primera vez el territorio de América Latina. El estilo romántico de este tipo de pintura enfatiza la luz y el coloca algunos elementos en primer plano, que se manipulan para mejorar la composición.

La serie de fotografías que componen 'Oleoducto' fueron creadas a través de un método similar. Cada fotografía está compuesta de múltiples disparos, tomados desde un mismo punto y, luego, ensamblados digitalmente. El tiempo está comprimido, para que algunos sujetos que 'no estaban allí' formen parte de composición. El espacio también se recrea al reposicionar los elementos en primer plano y unir tomas que expanden la imagen más allá del ángulo de la visión humana.

Estos paisajes construidos revelan una tensión  entre lo natural y lo antinatural, entre la pobreza de sus habitantes y el símbolo de la riqueza que lleva el oleoducto. El título de cada imagen corresponde a la nomenclatura utilizada por las compañías petroleras en cada área, para identificar la instalación de petróleo o el punto específico que atraviesa la tubería.