BIO

Alexandra Cuesta (1980, Cuenca). Cineasta y artista visual quien vive y trabaja entre Estados Unidos y Ecuador.

Sus filmes y videos combinan tradiciones del cine experimental y practicas documentales, y sus imágenes generan significado a través de un proceso asociativo y de improvisación. Su obra frecuentemente parte de la esfera pública, y explora la representación de la realidad de una forma subjetiva y poética. Algunas de las ideas recurrentes en su trabajo examinan estructuras sociales, espacios urbanos, instancias de desplazamientos, diásporas, y la relación entre la cámara y el objeto/sujeto.

Su trabajo ha sido exhibido en el Solomon R. Guggenheim Museum – Nueva York, New York Film Festival, Bienal de Cuenca, FIDMarseille, Viennale International Film Festival - Vienna, Centre Pompidou - París, Palacio Nacional de Bellas Artes – México D.F, Festival de Cine de La Habana, Queens Museum of Art, International Film Festival Oberhausen, entre muchos otros.

Recientemente tuvo exhibiciones retrospectivas de sus filmes en MOCA- Muséo de Arte Contemporáneo – Los Ángeles, Kino Palais y El Festival de Cine BAFICI - Buenos Aires, en el Festival Internacional de Cine de Valdivia - Chile, en Courtisane Film Festival- Bélgica y en Anthology Film Archives - Nueva York.

Estudió una Maestría  (MFA) en Cine y Video en California Institute of the Arts – Los Ángeles.

Web: http://www.alexandracuesta.com

Obra: Territorio

2016, HD video, color, 5.1 surround sound, 66:00

Filmada en Ecuador, la trayectoria empieza en el océano, atraviesa las montañas y llega a la selva. La película construye una experiencia temporal en donde una cámara estacionaria retrata imágenes de la geografía y de personas a la espera de ser observadas. Cuesta traza un recorrido dibujando una cartografía humana en la que se trata de alcanzar un equilibrio imposible entre la mirada ajena del viajero y la esforzada familiaridad de quien temporalmente vuelve a casa. La obra se desarrolla como una serie de fragmentos, en donde la vida se retrata ante la cámara mientras cada toma mantiene su encuadre.

Del mismo modo que Walter Benjamin describió el efecto de la exposición de larga duración en el inicio de la fotografía como enseñando a que “los modelos vivan adentro y no afuera del momento” para que de esa forma que “crezcan en la imagen”, en el trabajo de Cuesta, la duración de cada toma invita al sujeto a crecer lentamente en la imagen con el pasar del tiempo mientras responde directamente a la presencia de la cineasta.